• Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda
  • Casa de la Moneda

Casa de la Moneda
Sevilla



Estado: Construído
Fecha: 2011-2015
Promotor: Privado
Constructor: SANOR S.A.
Superficie: 525 m2

Arquitecto:
Antonio González Cordón, Antonio G. Liñán

Arquitecto técnico:
Manuel López Ruíz

Colaboradores:
Víctor M. Silveira, Esteban Valencia

Fotografía: Jesús Granada

La Casa de la Moneda es un catálogo arquitectónico vivo que muestra la evolución de la ciudad, e incluye vestigios de distintas épocas con características arquitectónicas diversas: lienzos de la muralla almohade, arquitectura neoclásica, casas patio sevillanas, corrales de trabajo, etc…

De esta manera entendemos que el Lugar se manifiesta como un soporte conceptual que va más allá de una visión estética. El Lugar donde intervenimos es un acumulador de historia/s, donde los acontecimientos de las distintas épocas han dejado una huella y lo han convertido en un modelo de convivencia de distintas arquitecturas superpuestas.

Así entendido, el Lugar se manifiesta como un compendio de elementos de distintas escalas y miradas cuya interpretación depende de factores no solo estéticos sino históricos, físicos, ambientales, sociales, estratégicos, etc.

Nuestro proyecto pretende adaptarse a este amplio concepto de Lugar atendiendo a los factores explicados con anterioridad para establecerse como elemento integrado e integrador dentro de unas condiciones de intervención concretas, pero que, a su vez, mira al futuro y a la mejora de las cualidades propias del Lugar y del Edificio.

El Plan Especial vigente establece las directrices básicas en cuanto a volumetría y número de plantas.

De esta manera proponemos un edificio que recoge la esencia de los materiales tradicionales usados en las diferentes épocas y recupera el carácter denso y pétreo. Utilizando una mirada contemporánea y actual que intenta integrar un edificio del siglo XXI en un entorno histórico.

El volumen final viene condicionado por las especificaciones definidas en el Plan Especial, adaptándose el Proyecto estrictamente a estas condiciones. Esto se traduce en un edificio cuyas alturas establecen una relación directa con las alturas de los edificios del entorno inmediato, creando una transición gradual desde las tres plantas de la calle Santander hasta llegar a una planta en la desembocadura de la nueva calle peatonal.

Se proponen elementos constructivos que sean capaces de integrarse en un entorno histórico con referencias a distintas épocas, poniendo en alza la materialidad de elementos como el ladrillo prensado sevillano dispuesto en forma de celosía o el mármol (travertino), que hacen referencia a la arquitectura densa y amurallada presente en las distintas épocas históricas que están presentes en el entorno.